Si eres Padre… disfrutarás del vino

Harto conocida es la frase que dice, “cuando seas padre comerás huevos”… No sabemos muy bien cuál es su origen pero, sin duda alguna, otorga a la categoría de Padre una capacidad y categoría superior al resto.

Supermercados masymas lo ha entendido y Catalobox lo ha interpretado pintando el cuadro del vino como el nuevo “comerás huevos” y reconvertido al “disfrutarás del vino”. Para ello hemos unido fuerzas e ilusiones para desarrollar los elementos que permitan homenajear a todos aquellos que sean padres para que disfruten de un buen vino: Ramón Bilbao Crianza 2013.

Regalo Dia del padre Catalobox

Y cada uno de los “padres” de este homenaje hemos puesto sobre el mantel nuestro mejor hacer y nuestra sabiduría para dar lugar a un hijo que tendrá un gran descuento en el vino para ..los padres fieles a Masymas así como la posibilidad de hacer un pequeño curso de Cata de dicho vino creado por Catalobox.

Una cata relajada, en sus casas, frente al televisor, sin prisas… Una cata en familia, con hijos, con amigos… en definitivas cuentas: ubicada en el disfrute de la vida. La única premisa: disfrutar de los placeres que este regalo debe generar en cada una de las personas que saboreen Ramón Bilbao Crianza 2013 y puedan hacerlo de la mano de un experto en vinos que Catalobox pone en cada una de vuestras casas… además a un precio increíble!

Ya podéis pasar por cualquier Supermercado Masymas en Asturias y por la compra de una botella de Ramón Bilbao Crianza a 7,99 € curso de cata de regalo, disfrutadla, no la dejéis escapar. Sin duda será una experiencia redonda…como el buen vino!

Tres vinos «Entre amigos»

Curso Catalobox Octubre 2015

Esos tres vinos a los que me refiero son los de la primera experiencia CATALOBOX.

Curso Catalobox Octubre 2015

 

Han sido seleccionados por su excelente relación calidad-precio.

 

También se ha tenido en cuenta el gusto del consumidor español de vinos con crianza en barrica de roble, por eso los tintos son de las dos Denominaciones de Origen más conocidas: D.O. Ca. Rioja y D.O. Ribera del Duero.

Complementándolo con un vino D.O. Toro que además es un rosado: Colegiata, elegido para romper con el tópico de que los rosados no son vinos de calidad.
Llevo siguiendo su trayectoria año tras año desde la añada 2000 y nunca me ha defraudado. Para confirmar la calidad de este vino le ha sido concedida una medalla de oro en Le Mondial du Rosé en Cannes. En la cata ya sabía más o menos lo que me iba a encontrar (frutos rojos) pero me sorprendió un aroma que me recordó a una bolsa de orejones recién abierta y la nota de mineralidad, que no había sentido tan nítida en otras añadas.

El primer tinto es un D.O. Ribera del Duero, Recorba cosecha 2014, con dos meses de barrica, algo que apenas se nota en cata porque tiene un carácter claramente frutal, pero que afina el vino en boca. Esta añada me recuerda más que nunca a su hermano mayor: PradoRey, aunque en este último están más presentes los aromas de barrica.

El último vino, Fincas de Landaluce, es un tempranillo crianza de la Rioja Alavesa de viñas de 20 a 40 años.

Las dos añadas anteriores (2010 y 2011) destacaban por su complejidad aromática. El del vídeo es de la añada 2012, que yo no había catado previamente, por eso me tomo mi tiempo.

Tengo que añadir que he vuelto a catarlo hace unos días y he encontrado alguna sutil diferencia en apenas un mes: el color actual tira más hacia los granates (hay que tener en cuenta que el tipo de luz influye en la cata) y la nota de tofe aparece acompañada de un aroma tostado (café) que, junto con el tabaco son los aromas terciarios dominantes en este vino.

Espero que disfrutéis de los tres vinos “Entre amigos” tanto como yo lo he hecho. 

Pablo Sampedro

 

 

¿Es presuntuoso Catar un vino?

Imaginaos que estáis observando a una persona sentada en una mesa con una copa de vino recién servida:

levanta la copa, mira a través de ella, la baja y la inclina, pone una servilleta o un papel blanco debajo para volver a mirarla desde arriba, ladeando levemente la cabeza; luego mete la nariz en la copa, la saca, agita el vino, vuelve a meter la nariz, cierra los ojos, suspira o hace algún otro gesto para, finalmente, llevarla a la boca, beber un poco, paladear durante unos segundos (o incluso insuflar aire) y esbozar una ligera sonrisa tras haber tragado el vino…

Bar con gente sentados en toneles

Visto así, desde fuera, para los que nunca habéis catado un vino, probablemente os parezca una persona presuntuosa o snob.
Pero nada más lejos de la realidad. Dicha persona estaba realizando un análisis organoléptico del vino con todas sus fases, es decir, la visual, la olfativa y la gustativa, lo que se conoce como catar de vino.
Una vez que el vino está embotellado, etiquetado y cumple con todos los parámetros de calidad de cada consejo regulador de su zona de origen, es en la cata donde encontramos la única manera de constatar personalmente la calidad de un vino. Todo lo demás son conjeturas.

 

Será nuestra experiencia en la cata y en el maridaje la que nos guie a la hora de elegir un vino.

 

Por eso es muy importante para el consumidor saber todo lo más posible (bodega, variedad o variedades de uva, añada, tiempo de crianza si la tuviera, zona de origen, etc) antes de comprar o pedir la botella en la tienda o en el restaurante.

Pero una vez abierta, nuestros sentidos cobrarán especial relevancia para poder valorar la calidad del vino.
Por lo tanto, si hacemos una cata de un vino con naturalidad, concentrados en nuestros sentidos y alejados de la presunción, podremos valorar, sentir, disfrutar y compartir sus sensaciones.

Pablo Sampedro

La Cata es un entrenamiento para disfrutar de la vida

Me llamo Pablo Sampedro y estoy aquí para hablaros del mundo del vino y de su cultura, que me parece inabarcable a priori (y lo es), por lo tanto trataré de ir desgranado uno a uno sus diferentes ámbitos, como haríamos con las uvas de un racimo, para que podáis tener una buena base los que os iniciáis y consolidarla los que ya tenéis algún conocimiento.

Pablo Sampedro

Siempre me preocupé por llevar buenos vinos a las inauguraciones cada vez que exponía colectiva o individualmente, pero lo que empezó siendo un acompañamiento a mi obra hace más de veinte años, fue adquiriendo un protagonismo propio: en un primer momento como una colaboración con algunas bodegas (Enate, Fariña, Raimat, etc) que me enseñaron y me dieron la oportunidad de hacer catas y después con la necesaria formación enológica y pedagógica que me ha permitido dar clases de cata de vinos a lo largo de los últimos diez años…

No creo que las sensaciones que nos transmiten los vinos sean patrimonio de nadie.

Por eso me he dedicado a enseñar la cata de vinos a profesionales y aficionados.

Y ahora CATALOBOX me da la oportunidad de compartir todas estas experiencias con mucha más gente…
Por lo tanto empezaremos por la cata de vinos, para conocernos e ir educando nuestros sentidos, organizarlos en las fases de la cata y aprender a valorar las sensaciones que nos transmiten.
Primero sentir, hasta donde cada uno pueda o quiera llegar.
Después definir, es decir, adquirir el lenguaje necesario para transformar las sensaciones en palabras.
Por el medio estarán las emociones que debemos tener en cuenta porque serán fundamentales para después poder disfrutar de los vinos y de su acompañamiento.

Al principio la cata es como un entrenamiento, que poco a poco según vayamos avanzando disfrutaremos más, pero que nos servirá de preparación para el momento álgido que alcanzaremos con la degustación de los vinos en compañía de las personas y de los alimentos adecuados.

Una vez iniciados en la cata de vinos seguiremos recordándola a cada paso y, además, aprenderemos a interpretar una etiqueta con la añada, bodega, grado alcohólico, zona de origen, etc. También daremos un paseo por la historia, la mitología y el arte referente a los vinos, hablaremos de cómo han mejorado los procesos enológicos, del ciclo vital de la vid, de sus variedades, de las zonas de origen y su legislación, de la elaboración de blancos, espumosos, rosados y tintos, de la crianza en barricas y de un sinfín de temas que conforman el universo del vino.

“La Cata es un entrenamiento para disfrutar de la vida”